La Otra Historia de Buenos Aires

Antecedentes PARTE XXVI Expansión del Imperio en Italia y el Río de la Plata La leyenda Argentina por Gabriel Luna ¿Cuándo surge la leyenda? En febrero de 1529. Cuando una modesta expedición terrestre regresa al fuerte Sancti Spíritus -en la actual provincia de Santa Fe-, trayendo algunas muestras de oro y plata. Así comienza la leyenda. La expedición, de sólo cinco hombres al mando del capitán Francisco César, ha recorrido durante tres meses montes, sierras y valles desconocidos para los europeos -en las actuales provincias argentinas de Santa Fe, Córdoba (Leer más…)

La Otra Historia de Buenos Aires

Antecedentes PARTE XXV Desde Nápoles hasta Viena por Gabriel Luna El Imperio español no sólo invade América sino también Europa. Los ejércitos imperiales ocupan el sur de Francia y el norte de Italia. El rey Francisco I, el papa Clemente VII, y varios gobernantes de ciudades como Génova, Savona y Bolonia, forman una Liga armada para oponerse a la invasión. La consecuencia es que el emperador Carlos V ordena reforzar los ejércitos y seguir la expansión, tomar Roma -que es incendiada, sodomizada y saqueada- 1 y capturar al papa Clemente (Leer más…)

La Otra Historia de Buenos Aires

Antecedentes PARTE XXIV La expansión del Imperio por Gabriel Luna Nunca jamás en la Historia había ocurrido algo semejante. Caían los valores del renacimiento italiano frente al absolutismo; y el Imperio germano español crecía y se expandía simultáneamente por todas partes, tanto en el mundo conocido como en el desconocido. Los ejércitos de Carlos V saqueaban Roma y se extendían por Italia y Francia, pero también invadían México y saqueaban Tenochtitlán y otras ciudades. Sólo algunos barcos españoles llegaron hasta Indonesia por el difícil Estrecho de Magallanes, para extraer y (Leer más…)

La Otra Historia de Buenos Aires

Antecedentes PARTE IV Magallanes en el Río de la Plata por Gabriel Luna Hubo una batida. Los indígenas corrieron dando grandes zancadas entre juncos y totoras, y los españoles -pesados de corazas y armas- no pudieron alcanzarlos. Tampoco quisieron adentrarse mucho en esa tierra desconocida. Al atardecer volvieron a las chalupas artilladas en la orilla y después a los barcos fondeados en el río. Habían corrido a los salvajes que comieron a Solís y sus oficiales, habían demostrado que eran fuertes y valientes, que no les pasaría a ellos lo (Leer más…)