TODO TIENE QUE VER CON TODO

por Cristina Sottile

Resulta que en la tarde de Navidad, en el barrio de Flores, un pibe es herido por dos motochorros.
Ayer, a pesar de las antenciones recibidas, el pibe muere. La clase media de Flores se levanta en pueblada, avanza sobre la comisaría 38º, toman la comisaría ante el azoramiento del propio comisario, que tenía como barrera protectora a un grupo de chicas aterrorizadas, probablemente recién salidas de la escuela de policía. Viene gendarmería, dispara gases lacrimógenos, todos se atrincheran en el patio de la comisaría, mujeres con niños, la gente del Relámpago López, que tiene un gimnasio donde se practica box en las cercanías (esos eran esos grandotes que se veían, vecinos del barrio), una chica con un perro, en fin, la diversidad vecinal enfurecida por la muerte del pibe. Se vuelve a escuchar el «que se vayan todos», los cánticos insultantes a la policía, casi folklóricos, y algunos nuevos referidos a la situación presente. Uno, clarísimo: Los pibes no se matan.
Todo esto en la misma semana en que los científicos mantuvieron por cinco días tomado el MINCyT, el mismo día en que Prat Gay huye o lo echan, no se sabe, y mientras tanto el ocupante de la rosada otra vez de vacaciones.
Enseguida empieza la opereta: que Tinelli mandó barras de San Lorenzo (seguramente por la camiseta de uno que andaba por ahí, no vieron que había otros con camiseta de Huracán, por ejemplo…) aprovechando la interna con respecto al fútbol, que eso estaba infiltrado vaya a saber por quienes, en fin, que cuando las cosas suceden de verdad espontáneamente es como que les da piel de gallina.
Pidieron la destitución de la Bullrich, por incompetente, putearon al comisario, pidieron por autoridades de la CABA y de la Nación.
No vino ni el loro, la ministra ni se comunicó, en la CABA pretenden que el diálogo sea solo con la familia, como si fuera un tema personal y no social o de gestión, el comisario fue el fusible, hoy siguen concentrando.
Yo me imagino:
M.: che, boló, no me van a hacer ir para allá por esto…
Y del otro lado alguien le contesta: no te preocupes, está todo arreglado.
Hoy, Ercolini la procesa a Cristina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.