Trabajadores de cooperativa Los Chanchitos resisten el remate

Los 35 asociados del restaurante cooperativo Los Chanchitos, junto a sus familiares y amigos, resistirán el miércoles y el jueves la exhibición de los bienes muebles de la empresa recuperada por sus trabajadores, que la gestionan desde 2013 tras la quiebra de Pizzanesa S.A., la firma propietaria.
El remate de los bienes fue dispuesto por el juez Fernando Perillo, del Juzgado Comercial 13 (Secretaría 25), por pedido de la síndico Ana Graciela Ventura y de su abogado patrocinante, Alberto Solmesky, indicó la cooperativa mediante un comunicado.
Los trabajadores cuestionaron “la actitud sistemática de la sindicatura por entorpecer la actividad de la cooperativa” y afirmaron que resistirán la exhibición de los bienes, cuya subasta está prevista para este viernes a las 17 en la Liga de Rematadores.
De acuerdo con la reformada Ley de Quiebras, los trabajadores pueden “compensar” los bienes muebles de la empresa fallida por los créditos laborales de los que son beneficiarios en razón de obligaciones incumplidas por la patronal (sueldos atrasados, aportes previsionales no realizados, preavisos no pagados, entre otros).
Los trabajadores consideran “sorprendente” que teniendo la cooperativa 343.000 pesos a su favor y habiendo sido valuados los bienes muebles en 297.000 pesos, éstos pasen a remate, más aún teniendo en cuenta que los recibieron “en mal estado o abandono”.
Entre otros datos que “resultan paradójicos”, señalaron que la síndico pidió, y el juzgado aprobó, que los trabajadores paguen “un canon locativo de 125.000 pesos por el uso de los bienes muebles” durante el período que llevan al frente del restaurante y se fijó que, en caso de ser la cooperativa la ganadora del remate, paguen “en el momento y al contado” un 20 por ciento en concepto de comisiones.
Pero ellos no quieren el remate. “Queremos que los bienes muebles se nos adjudiquen en forma directa, en función de la compensación por las deudas patronales”, explicó José Pereyra, presidente de la cooperativa.
“Tuvimos que pagar 6.000 pesos para sacar una camioneta que había quedado abandonada en un taller mecánico, y tuvimos que reparar una cámara frigorífica, una cocina y una fritadora, porque la patronal no arreglaba las cosas que se iban rompiendo. También estamos haciéndonos cargo del pago de la cochera donde está guardada una camioneta que el Juzgado mantiene secuestrada”, contó además Pereyra.
La empresa, que entró en cesación de pagos y a la cual luego se le declaró la quiebra, fue abandonada por la patronal. El 25 de abril de 2013 los trabajadores comenzaron a autogestionar el restaurante, conformándose formalmente como cooperativa en mayo de ese mismo año.
El restaurante cooperativo Los Chanchitos, que tiene un enorme acompañamiento de vecinos y habitués, abre de lunes a lunes en la esquina de Ángel Gallardo y Leopoldo Marechal, del barrio de Villa Crespo, aunque algunos vecinos de Caballito se lo adjudican como propio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.