Trabajadores de La Robla denuncian inminente desalojo

Legisladores, gremialistas y trabajadores de la cooperativa que administra el bar La Robla, ubicado en el barrio porteño de San Nicolás, denunciaron el inminente desalojo del inmueble, lo que implica la pérdida de la fuente de trabajo de más de 20 personas.
Claudio Oviedo, presidente de la cooperativa que gestiona el bar desde agosto de 2014, señaló que están “enfrentando un juicio de desalojo, el juez ya libró el mandamiento y solo nos resta esperar la fecha”.
“Venimos a trabajar nerviosos, no sabemos si al llegar va a estar la policía en la puerta indicándonos que no podemos entrar, vivimos una situación de incertidumbre constante”, sostuvo el mozo que trabaja en el lugar desde 1986.
“Queremos solamente que la dueña acceda a dialogar con nosotros, que nos de un plazo prudencial, no queremos usurparle ni robarle el local, sólo queremos el tiempo necesario para mudarnos y poder instalarnos en otro lugar”, afirmó Oviedo.
Y agregó: “No queremos que nos regalen nada, lo único que queremos es trabajar”.
Maria Rachid, legisladora por el Frente para la Victoria (FpV), precisó que esta tarde presentará en el órgano un proyecto “para declarar parte del patrimonio histórico cultural de la Ciudad a este bar que antes de 1958 era un conventillo histórico y luego paso a ser un bar-restaurant español”.
“Y también vamos a presentar otro proyecto para proponer la expropiación del inmueble para que pueda seguir funcionando. Tememos que detrás de todo esto haya un interés inmobiliario para la construcción de una torre o edificio, lo que seria una pena porque además de que se pierden las fuentes laborales de muchos trabajadores se pierde un sitio histórico”, apuntó.
Los trabajadores denuncian maniobras fraudulentas del último titular de La Robla SRL, Alex Gordon, que “lo vació y se retiró dejando a una persona a cargo que nos juntó y nos dijo: – miren, esto no da para más. Hagan lo que quieran, precisó Oviedo.
Ornella Nociti, abogada de los trabajadores, detalló que “el juez Miguel Javier Costa, del juzgado civil número 93, liberó la semana pasada el mandamiento de lanzamiento que es la última instancia de desalojo, por lo que ya estaría por recibirse la notificación concreta”.
“Tienen la autorización de allanar el lugar, forzar cerraduras, utilizar la fuerza publica, cuando en realidad no es necesario”, afirmó la letrada, y consideró que el juez “nunca quiso atender a los trabajadores” ya que “se pidieron varias audiencias pero nunca los recibió”.
Nociti aseguró que “Gordon estuvo un año entero sin pagar el alquiler y la dueña del inmueble nunca pidió la orden de desalojo, sin embargo una vez que supo que los trabajadores decidieron convertirse en cooperativa inició la demanda”.
“Eso es bastante irónico -consideró la abogada-, además ellos le ofrecieron pagarle un alquiler y ella nunca quiso ni escuchar qué es lo que querían ofrecer”.
“Queremos ser escuchados por la dueña del inmueble, que nos de una oportunidad para continuar aquí, que este bar emblemático de la Ciudad siga manteniendo sus puertas abiertas”, señaló Roxana López, que trabaja en el lugar hace 13 años.
El sábado los trabajadores realizarán un festival para concientizar a los vecinos y reclamar que se frene la orden de desalojo. Desde las 13, en Viamonte 1615, se van a vender “platos típicos de La Robla como pescados y mariscos, va a haber entretenimientos, feria de artesanos y grupos de música”, precisó López.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.