¿Conciencia a través de las redes o conciencia de red?

En el marco de la Muestra Euroamericana de Cine, Video y Arte Digital MEACVAD08, Organizado por el Espacio Fundación Telefónica, la Alianza Francesa y el Goethe-Institut, el artista de los Medios, Ingo Günther presentará una antología de su obra el jueves 30 y el viernes 31 de octubre a las 21hs. en el Goethe-Institut. Av Corrientes 319. Entrada libre y traducción simultáneaIngo Günther: nació en 1957 y creció en la ciudad de Dortmund, Alemania. Estudió Etnología y Antropología Cultural en la Universidad de Fráncfort, y Arte en la Kunstakademie de Düsseldorf. La obra de Günther, con base en Nueva York, se centra en el análisis e interpretación de datos satelitales sobre áreas de crisis política y militar. La intención es hacer llegar al público información militar y ecológica con el fin de lograr un impacto directo en los procesos políticos. Uno de los resultados, K4 (C31) (Command Control Communication and Intelligence) (Comando de Control, Comunicación e Inteligencia) fue exhibido en Documenta 8 (1987). En 1989, nueve meses antes de la reunificación de Alemania, fundó la primera estación de televisión independiente de Europa del Este, el Canal X de Leipzig, para contribuir al establecimiento de un panorama de medios de comunicación libres. Visitó campos de refugiados camboyanos en Tailandia, y otros en otras partes del mundo, lo cual lo llevó a crear el concepto de la República de Refugiados. Enseñó en las academias de bellas artes de Braunschweig (1985) y Münster (1986/1987) en el Instituto de Arte de San Francisco (1987), y se desempeñó como profesor en la Academia de Artes de la Comunicación en Colonia, Alemania (1990-1994). Ha realizado muestras en la Nationalgalerie de Berlín en 1983 y en 1985; participó en la Bienal de Venecia (1984); Documenta Kassel (1987); P3 Art and Environment, en Tokio (1990, 1992, 1996 y 1997); Ars Electronica en Linz (1991), y expuso en el Centro Cultural de Belem en Lisboa (1995); Hiroshima City Museum of Contemporary Art, (1995); Guggenheim Museum en Nueva Cork (1996); Kunsthalle Dusseldorf (1998), y Museum Weserburg en Bremen (1999). Entre las distinciones que recibió, figuran el Kunstpreis Glockengasse (1988), el Preis des Kulturkreises des Bundes der Deutschen Industrie, el Premio Stankowski (1996), el ZKM/Siemens Medienkunstpreis (1997) y el Premio del Museo Sprengel de Hanover (2003).

Ingo Günter es inasible de un modo muy particular. Su nombre no aparece con frecuencia en las antologías de arte de los medios pero sí en otros lugares inesperados: como conferencista en la universidad camboyana de Phnom Pehn, en la Academia de Ciencias de Viena o en una conferencia sobre el cambio climático organizada por la ONU. A decir verdad, este artista (pero también profesor en la Academia de Arte de los Medios de Colonia, periodista, antiguo director de una agencia de datos satelitales y fundador de la primera estación de televisión independiente de Europa del Este, el Kanal X de Leipzig) fue uno de los primeros que integró los medios de comunicación global en su trabajo cotidiano. Un agente de las nuevas condiciones, pero también fuertemente vinculado al universo de la sensaciones, que estudió con Joseph Beuys y Nam Jun Paik, entre otros.
Ingo Günther (Dortmund, Alemania, 1957) pasa la mayor parte del tiempo en Nueva York. Lo obsesionan las relaciones entre política y globalización (“toda forma política proviene de redes”, “la polis es una expresión de la conciencia de la integración en red”), la materia como un lujo de unos pocos “y las redes como el lugar en el que pueden desahogarse todos los demás”, los problemas que acucian al planeta, las tensiones entre la abundancia (de lo simbólico) y la escasez (de lo real).
Un caso a la vez límite y paradigmático de su obra es su proyecto La República de los Refugiados (refugee.net), una fundación que busca en todo el mundo accionistas para el primer estado “supranacional y supraterritorial”. “Los refugiados no sólo son un problema acuciante sino también una solución capital. Considerados como una red transglobal y provistos de una forma de estado propia, son los mejores candidatos para conformar la vanguardia político ideológica del próximo milenio”, escribe.
La obra de Günther, tan pragmática como romántica, obtuvo numerosos premios y se pudo ver en los centros de arte más importantes del mundo: las bienales de Venecia y Fukui, en Japón, la Documenta de Kassel, la Ars Electronica de Linz y la MultiMediale del ZMK alemán.