El Obelisco convertido en una torre de vigilancia

Por: Lucía Cámpora*

El Gobierno de la Ciudad instaló cámaras de seguridad en el máximo monumento porteño. Ya hay un amparo en el Juzgado a cargo de Pablo Mántaras y un proyecto de declaración de repudio presentado en la Legislatura.

Desde la plaza, parecen cuatro hormigas trepando a la cúpula del Obelisco. Son cámaras de seguridad que el Gobierno porteño instaló para uso de la Policía Metropolitana. “Es una ofensa equivalente a poner una sirena policial en la cabeza del monumento a San Martín”, dijo el sociólogo y especialista en seguridad ciudadana Andrés Pérez Esquivel que presentó una acción de amparo para que se retiren los aparatos. Por ley, no deberían estar allí, ya que se trata de un monumento nacional y no puede ser modificado, “convirtió al Obelisco en una torre de vigilancia”, agregó. Legisladores de la Ciudad presentaron, asimismo, un proyecto de declaración de repudio a la instalación de los dispositivos.

Aunque se ven a simple vista, por el momento no había noticias de la instalación de las cámaras en la cima del monumento. Recién se supo de su existencia por un video que difundió la propia Policía Metropolitana, titulado “Detenido por arrebato en el Microcentro porteño”. En él se ve a una persona que camina entre la multitud de la Plaza de la República y que en determinado momento le saca de las manos su celular a otro peatón. “Un masculino sustrae pertenencias a un transeúnte”, dice un efectivo. “Sí, señor”, le responde una agente, “es un aparente hurto. Código uno”. La sucesión de hechos, registrada desde una altura notable, revela la instalación de cámaras en la punta del Obelisco.

Para Pérez Esquivel, de Corriente Unidad Sur, la colocación de cámaras en el monumento porteño contradice la legislación sobre patrimonio cultural y atenta contra el significado que transmite ese símbolo. La acción de amparo recayó en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario N° 3, a cargo de Pablo Mántaras.

El reclamo no se basa sólo en cuestiones simbólicas. Es que el Obelisco de la 9 de Julio fue declarado monumento hace tres años por la Legislatura porteña y desde entones integra el patrimonio cultural de la Ciudad. Como tal, goza de una “protección integral”, la más alta en la escala de preservación de monumentos. Las intervenciones permanentes que se hagan sólo pueden estar dirigidas “a restituir las condiciones originales del edificio” y a la “recuperación”, con “eliminación de todo elemento agregado que esté fuera de contexto”, según Andrés Pérez Esquivel.

“Es la protección más rigurosa de todas, del cien por ciento de la estructura, todo el acondicionamiento que se realiza debe ser para resguardarlo”, dijo a Infojus Noticias Andrés Pérez Esquivel. “Sólo se le pueden hacer intervenciones temporarias y para campañas específicas, y las tiene que aprobar el Ministerio de Ambiente y Espacio Público”, dijo Esquivel. También subraya el hecho de que el Gobierno de la Ciudad tampoco obtuvo autorización del Consejo del Plan Urbano Ambiental ni de la Comisión para la Preservación del Patrimonio Histórico Cultural de la Legislatura.

En su presentación, Pérez Esquivel pide al Gobierno porteño que “desista de utilizar al Monumento Obelisco como una torre de vigilancia y control de la Policía Metropolitana, retirando las cámaras domo de video vigilancia”. Afirma además que “la infraestructura urbana de vigilancia electrónica transmite un valor cultural basado en la desconfianza para la separación y selección de sospechosos entre la ciudadanía, y el control de peligros potenciales” que es contrario a los valores de “unidad, fraternidad, soberanía y democracia” que simboliza el monumento porteño.

“Que tengan que llegar al extremo de violar la ley, más que una señal de seguridad, parece una señal de que la Metropolitana es incapaz de cumplir sus tareas dentro del Estado de derecho”, dijo Esquivel, que también integra la Red Latinoamericana de Estudios de Vigilancia, Tecnología y Sociedad.

Los legisladores porteños coinciden en el planteo y también reclaman el retiro de las cámaras. Alejandro Bodart (MST), Virginia González Gass (Partido Socialista Auténtico) y Edgardo Form (Nuevo Encuentro-Frente Para la Victoria) presentaron un proyecto de declaración de repudio, que podría tratarse ni bien empiecen a funcionar las comisiones, a partir de la semana que viene.

“Nos parece totalmente inadecuado, además de que contraviene las normas, poner elementos de vigilancia en un monumento histórico”, dijo el legislador Edgardo Form. “El Obelisco es una referencia a la unidad de los porteños y argentinos, evoca la primera y segunda fundación de Buenos Aires. Es una agresión, podrían poner las cámaras en otro lado sin afectar ese referente”, agregó.

El año pasado, tres organismos de control de la Ciudad de Buenos Aires habían cuestionado la instalación de cámaras de vigilancia de determinados puntos del distrito por violar la ley de protección de datos personales y la que regula la videovigilancia en la Ciudad. Entonces, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, el Centro de Protección de Datos Personales y la Auditoría de la Ciudad habían emitido informes en ese sentido.

En esa oportunidad, Andrés Pérez Esquivel había pedido al Gobierno porteño que informara sobre la ubicación de las 1772 cámaras de seguridad que estaban instaladas en la Ciudad. Ante la falta de respuesta, se presentó en la Justicia porteña para pedir el cumplimiento de la ley.

* Infojus Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.