El Rincón del Lenguaje

Por Rodolfo Meyer

“oir/escuchar”

Aunque parezca tan clara la diferencia entre las nociones del titulo, con frecuencia se las confunde. Es muy común que quien -por cualquier dificultad: distancia, interferencia, etc.- no comprende algo dicho por otro, diga: “no le escucho bien”, en vez del correcto “no le oigo bien”.

“Oir” es “percibir con el oído los sentidos”. “Escuchar” es “prestar atención a lo que se oye” (“Diccionario de la lengua española”, 22 a ed., págs. 1613 y 925, respectivamente).

Esas definiciones académicas concuerdan con el sentido común. “Escuchar” es la acción de quien intenta “oir”. Cuando trato pero no consigo captar sonidos, no fracaso en “escuchar”, sino en “oir”: escucho, pero no oigo.

Tanto se puede “escuchar sin oir” (esfuerzo infructuoso por percibir sonidos), como -a la inversa- “oir sin escuchar” (cuando nos llegan sonidos sin haberlo buscado).