Encuentro de Motivación sobre Comercio Justo

      Por Sofía Gnädinger

Con el objetivo de promover un Comercio más Justo y porque otro Consumo es posible, el martes 9 de octubre se llevó a cabo, en el emblemático hotel BAUEN, el Encuentro de Motivación sobre Comercio Justo, organizado por la cooperativa de consumo solidario, CONSOL y la Fundación Fortalecer.

En primer lugar, el lincenciado Gonzalo López, integrante de la Fundaciónb Fortalecer, realizó la presentación introductoria del Comercio Justo, explicando en qué consiste, cuándo y dónde nació, las organizaciones que lo promueven, el perfil del consumidor, las características de los productos con los que trabajan, definición de precio justo y prima, descripción de la característica en el mercado Internacional.

“El comercio justo es una forma alternativa del intercambio convencional basada en el diálogo, la transparencia y el respeto. Promueve una relación comercial justa entre los productores y los consumidores, atendiendo a valores éticos que involucran aspectos sociales y ambientales, además de los económicos”, explicó Gonzalo López.

Por su parte, Consol se presentó como cooperativa de consumo solidario, aprovechando la ocasión para encontrarse con otros asociados y la oportunidad de intercambiar ideas e información con los productores que trabajan con la cooperativa.

También, se detallaron los principios, la historia de la cooperativa y las actividades realizadas a la fecha. Entre ellas,  la presentación del convenio firmado con la Fundación Fortalecer el 19 del mes pasado. Y se aprovechó la jornada para presentar al coordinador del nuevo foco de consumo en el hotel Bauen, Germán Silva.

Los asistentes al este encuentro fueron productores, asociados, la cooperativa de trabajo ”Brújula”, estudiantes de tres bachilleratos populares (Barracas, Constitución y La Boca), y compañeros del Bauen. Por Consol se encontraba presente el Consejo de Administración, Alejandro Quintela Iannone (síndico), y los coordinadores territoriales de Morón, Comunas 1, 3, 5, 6 y 7.

”El objetivo de la cooperativa es que podamos elegir como consumidores o como asociados qué tipo de emprendimiento queremos financiar. Por ejemplo, hay muchos pequeños productores que han nacido de mano de microcréditos o de pequeños proyectos autogestionados a partir de los cuales la cooperativa les ha brindado un mercado que permite que haya producciones a muy pequeña escala que de otra forma no podrían sobrevivir”, sostuvo Laura Farcy, Presidente de Consol.

La secretaria de la cooperativa, Marie Utea, proporcionó interesantes conceptos para el debate. Entre ellos se desarrolló la noción de producción sustentable, la concepción del consumidor activo y responsable que se reconozca como militante de la Economía Social. Se abordó como propuesta reflexiva la idea de cuestionarse y problematizar sobre los propios actos, deseos y necesidades que se ponen en juego al momento de consumir.

Por otro lado, se planteó la idea  de la cooperativa como amortiguador de ataques especulativos contra los precios de los productos, la cooperativa como herramienta que mantenga el excedente producido por organizaciones de la Economía Social dentro de ese mismo esquema productivo. ”Lo que nosotros queremos lograr con la cooperativa de consumo, es que ese excedente que le arrebatamos al sistema capitalista, produciendo de otra forma, recuperando empresas y poniéndolas a producir con una lógica democrática diferente, no vuelva en forma de consumo al mercado al cual se lo arrebatamos”.

Además se hizo especial hincapié en la  participación en eventos de difusión, concibiéndo éste como un espacio de encuentro y discusión consciente sobre nuestro consumo, que brinda información sobre el origen de los productos, en cómo introducirlos a nuestra dieta cotidiana y acerca de los focos de consumo.

Los espacios designados como focos de Consol se encuentran en centros culturales como el caso de Morón, o cooperativas de trabajo como el hotel Bauen  y ”Trabajadores Suárez” en Mataderos o el caso de ”La Cacerola” en Caballito.

A modo de cierre se destacó la importancia de formar parte como cooperativa de consumo de la red justa, que proporciona no sólo nuevos puntos de venta, sino que permite abaratar costos, relacionar productores y darles reconocimiento, diversificar el consumo con nuevos productos, en otras palabras, permite ampliar el mercado, vinculando las distintas producciones cooperativas.

Desde nuestro lugar creemos que un consumo solidario bajo una producción sustentable es posible, más aún si lo enmarcamos en una red comercial justa y transparente que reemplace el desarrollo de  una economía depredadora y nociva por una social y solidaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.