Impulso Asociativo, Comunicación popular y solidaria

El viernes 22 de junio se lanzó en el Salón Cascada del hotel Bauen, “Impulso Asociativo, Comunicación popular y solidaria”, proyecto donde participan cooperativas, mutuales, trabajadores de empresas recuperadas y otros protagonistas de la economía social, y tiene como objetivo visibilizar la economía social y solidaria a partir de la interacción con su propia comunidad (barrial, ciudadana, nacional) a través de medios comunitarios que reflejen la actualidad de ese sector.

La iniciativa fue propuesta por la mutual Asociativismo en Movimiento, con el apoyo de la Usina de Medios, dependiente del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes), del Ministerio de Desarrollo Social.

“La economía social o solidaria nace de la exclusión del capitalismo y plantea una forma distinta de entender la economía: a partir de la autogestión. En nuestro país no existe información sobre este sector  que representa el 9% del Producto Bruto Nacional, con más de 300 empresas recuperadas y autogestionadas por sus trabajadores, que se han convertido en fuentes de trabajo genuino. Actualmente en la Ciudad del Buenos Aires y en el gran Buenos Aires hay 7 empresas en vía de recuperación”, indicó Eduardo Amorín, referente de Asociativismo en Movimiento.

En tanto, Federico Donarelli,  Presidente de la Cooperativa de trabajo Bauen y anfitrión del evento, señaló  la importancia del trabajo en red para visibilizar el sector de las empresas autogestionadas, “si hace 10 años atrás, cuando tomamos el hotel y lo pusimos a trabajar, hubiésemos pensado que era nada más que para los empleados, estábamos perdidos. Lo que más nos ha fortalecido en todos estos años, pese de los reveses de Justicia, es la capacidad de hacer del Bauen un lugar de encuentro e intercambio de experiencias autogestivas”, expresó.

Raul Queimaliños, periodista, que se desempeña en la Agencia de Noticias Télam,  puntualizó que el derecho a la información no es de los medios sino de la gente. “La gente tiene derecho a recibir buena información, porque esto es esencial para que un pueblo se gobierne a sí mismo. No se puede hablar de libertad de prensa o libertad de expresión en una sociedad con una economía capitalista hiperconcentrada donde los medios responden únicamente a los intereses económicos de sus anunciantes y son voceros de un segmento del poder económico. Ante esto, el gran contrapeso puede ser el Estado, con medios propios. Pero cuando el Estado falla, es la sociedad organizada la única que puede garantizar el derecho a la información a través de los medios comunitarios”.

Fabián Silveira, representante de la Usina de Medios indicó que en materia de  comunicación en nuestro país,  existen tres sectores bien definidos: uno son los monopolios mediáticos; otro es el Estado; y el tercero es el sector de la Economía Social o Solidaria, que representa un 33% del espectro comunicacional. También explicó los planes de acción a desarrollar: “desde cada territorio estableceremos mecanismo de red, con acciones y respuestas rápidas para poder generar fuentes de información desde las comunas, en la Ciudad de Buenos Aires, y desde las localidades, en el conurbano bonaerense, con el objetivo de mostrar y relevar que pasa en cada sitio. Desde este espacio nos proponemos visualizar la realidad desde la lógica de la economía social y solidaria y priorizar a las personas”.

Ruben Matos,  coordinador de Impulso Asociativo manifestó la intención de este proyecto de ir sumando gente para trabajar generando información. La economía social  y solidaria se difundirá por los distintos formatos de los medios  barriales de la Ciudad.  “Desde Impulso Asociativo trabajaremos la información interpretando a las personas desde los principios de la economía social, es decir, saliéndonos de la lógica capitalista”.

Otra de las voces que se hicieron oír fue  la de los trabajadores de Mom, la gráfica de Pompeya que resiste la amenaza de vaciamiento por parte de la patronal y se acercó a apoyar el proyecto. Al tomar la palabra, uno de los trabajadores de Mom, fue contundente: “Nosotros somos los hechos que hay que divulgar”.

El nuevo espacio cuenta entre sus pilares al programa  radial Fabricando Alternativas, un canal de difusión de videos por Internet y un Circuito Cultural, con registro y proyecciones audiovisuales de experiencias de autogestión.

 

Comentarios

  1. Hoy, siglo XXI, debemos tener cabal conocimiento de las luchas por las superestructuras culturales e informativas.
    La cooperaciòn aumenta cuando los roles están bien definidos.
    Los argentinos , nos preocupamos por las nuevas generaciones?
    un abrazo
    horacio quiroga bengochea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.