Recuperación del Hospital de Clínicas

Planes y Proyectos. Desde 1998, hubo muchos proyectos de la Universidad de Buenos Aires (U B A) respecto al Hospital de Clínicas, pero no se concretó ninguno. Finalmente, en el 2008, se decidió dar intervención a la UNOPS (United Nations Office For Proyect  Services) para la gestión del Anteproyecto y Proyecto de Arquitectura, y la redacción del Pliego de Bases y Condiciones para llamar a la licitación y ejecución de las Obras (Proyecto UNOPS Arq./08 /R64 de Naciones Unidas ).

Se comenzó a trabajar rápidamente para llamar a las consultorías especializadas en Arquitectura Hospitalaria, a través de una solicitud pública de la UNOPS, con un pliego de condiciones donde básicamente se solicitaban los antecedentes de los equipos de profesionales dispuestos a concursar. En total se presentaron trece firmas. En una etapa siguiente, quedaron seis. Posteriormente, la Coordinación de la UBA decidió dividir el llamado en cuatro partes: 1º Arquitectura General, 2º Instalaciones Sanitarias y Eléctricas, 3º Instalación de Aire Acondicionado y Gases, 4º Revisión Estructural del Hormigón Armado. Según estas directivas, la UNOPS hizo una nueva convocatoria y se presentaron alrededor de cuarenta firmas.

En noventa días se debían evaluar las propuestas y adjudicar los trabajos. Pero en marzo de 2010, la UBA decidió un cambio en la Coordinación y se postergaron las decisiones.

El 23 de agosto de 2010, en un acto público, el rector de la UBA, presentó a quien sería el nuevo Coordinador del Plan: El Dr. Claudio Zin, ex Ministro de Salud Pública de la Provincia de Buenos Aires.

Zin planteó la re-funcionalización y puesta en valor integral del Hospital de Clínicas, e integró al proyecto los arreglos urgentes.

Se estima que cumpliendo las etapas de selección, anteproyecto y proyecto, las obras comenzarían recién a principios del año 2012.

El Plan

  • Integrar una Red Prestacional de Servicios de Salud con los otros cuatro Centros Asistenciales de la UBA.
  • Implementar una organización basada en la descentralización hospitalaria.
  • Buscar fuentes de financiación extras.
  • Banco de sangre centralizado de la UBA.
  • Trabajos de extensión externa del Hospital en todos los asentamientos de la ciudad de Bs. As. (Plan Remediar y médicos en las villas).
  • Construcción en el Hospital de habitaciones flexibles para internación individual.
  • Centralización de los Quirófanos en un bloque único.
  • Consultorios externos centralizados en Planta Baja y Entrepiso.
  • Banco Regional de Sangre.
  • Área de Telemedicina con Centro de Conferencias y Docencia y vinculación con Hospitales de otros países.
  • Centro Obstétrico, para embarazos de alto riesgo y neonatal.
  • Área de internación para Investigación Clínica.
  • Concentración de la  actividad docente.
  • Reorganización física y funcional de todo el edificio.
  • Redefinición de la circulación horizontal y vertical.

Antes de la ejecución de las obras, el Dr, Zin determinó que habrá un Plan General de Mantenimiento donde se contemplen:

  • Temas de Seguridad.
  • Renovación de Instalaciones Troncales.
  • Iniciación de mantenimientos preventivos y programados.
  • Mejorar las condiciones de funcionamiento del Hospital.
  • Iniciar un proceso de adecuación de Normas.

A las demoras para iniciar el Plan, debido a la falta de una financiación acorde a la magnitud de las tareas, se le suma la contradicción del Plan con el Plan General de Mantenimiento respecto a la re-funcionalización del edificio. El edificio está en muchos aspectos al borde del colapso, con graves problemas en sus instalaciones eléctricas, sanitarias, y de calefacción, que deberían priorizarse a la re-funcionalización.

Hay que considerar que se trata de un Hospital cuyas características edilicias –debido a la época de su construcción- difieren totalmente de los criterios modernos del diseño de hospitales.

Ahora el criterio de diseño recomienda edificios  horizontales; a lo sumo de tres o cuatro plantas, con servicios bajo nivel. Recomienda que los ámbitos sean flexibles, con servicios potencialmente intercambiables según los requerimientos físicos de cada uno, y estén dotados de equipos de última generación.

Esto modifica de manera continua y a veces imprevisiblemente, el ámbito óptimo para los distintos sectores del Hospital. Como ejemplo de esto, puede señalarse la modificación en los tiempos de las  internaciones post-operatorias; ya que existen, cada vez más, una cantidad de intervenciones que se han vuelto ambulatorias, o con necesidades de breves estadías post-operatorias.

Hugo Finkel-arquitecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.