Renombrarán espacios públicos

La Legislatura porteña analiza un listado de plazas, escuelas y calles de la Ciudad, cuyas denominaciones fueron impuestas por gobiernos de facto y que rinden, en algunos casos, honor a dictadores del siglo XX, con el propósito de elegir nuevas denominaciones a esos espacios públicos.

El relevamiento está a cargo de la Comisión Especial de Nomenclatura Urbana y Democracia, creada por iniciativa del diputado Juan Cabandié.

La misma se reunirá quincenalmente para evaluar los nombres de calles y espacio públicos que lleven el nombre de funcionarios o autoridades que hayan ejercido su función por actos de fuerza contra el orden constitucional y el sistema democrático.

La Comisión podrá requerir para su labor la opinión de historiadores e instituciones y tendrá que emitir un informe en noviembre de este año.

La diputada Gabriela Alegre, integrante de la Comisión, señaló que el fin es “actuar en el campo cultural para revertir lo que hicieron las dictaduras que se sucedieron en nuestro país erigiendo como símbolos y rindiéndoles homenaje a través de la denominación de espacios públicos y calles a quienes contribuyeron a atentar contra el orden constitucional”.

Para Cabandié, en tanto, la permanencia de esa nomenclatura contradice lo establecido en el artículo 5 de la ley 83 de la Ciudad que prohíbe la designación con nombres de quienes “hayan ejercido su función por actos de fuerza contra el orden constitucional y el sistema democrático”.

“Los gobiernos dictatoriales no agotaron su accionar: actuaron igualmente en el campo cultural, erigiendo como símbolos de la cultura nacional a personalidades que formaron parte de ellos o que se encontraban vinculados con la realización de aquellos objetivos. Y la nomenclatura urbana de esta Ciudad fue, en este sentido, uno de los terrenos en los que desplegaron su accionar”, consideró.

Según precisaron fuentes parlamentarias, la Comisión tiene previsto analizar, por ejemplo, una modificación en las denominaciones de una plazoleta en el barrio de Belgrano y de una escuela, de Caballito, que llevan el nombre de Ernesto Padilla, designado intendente de la Ciudad tras el golpe militar de 1943.

(Télam)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.