Sala Alberdi: el principio del fin

La tarde del 24 de marzo, mientras en avenida de Mayo se celebraba el Día de la Memoria, con la participación de centenares de organizaciones sociales, la Policía Metropolitana cargó contra los artistas de la Sala Alberdi que resistían frente el Centro Cultural General San Martín (CCGSM) en apoyo a los docentes y estudiantes que ocupaban la sala Alberdi desde principios de enero y resistiendo su traslado.
Las fuerzas de la Policía Metropolitana, conformadas por alrededor de 60 efectivos de la guardia de infantería y un carro hidrante, se encontraban a solo 50 metros, separados por el vallado, en medio de la calle Paraná, improvisado con tapas plásticas de los contenedores de basura por los manifestantes.
Luego de una salvaje represión, que arrojó 16 heridos con balas de goma, y entrada la madrugada, los cuatro jóvenes que permanecían en el sexto piso de la torre decidieron abandonar la toma, saliendo por una puerta lateral, donde se formó un cordón humano que unió, ese acceso, con las vallas armadas por los cerca de 400 manifestantes que permanecieron en esa arteria durante horas apoyando a los ocupantes.
Antes de salir, los ocupantes de la Sala Alberdi del Centro Cultural San Martín, fueron identificados y se realizaron las pericias por parte del médico legista, conforme a lo exigido por el fallo del viernes, de la Sala I de la Cámara contravencional porteña. Estos procedimientos fueron realizados en el tercer piso del edificio.
Las actuaciones se hicieron en presencia de los abogados de las partes, lo que evitó hasta el momento el traslado a una repartición policial.
El desalojo y la identificación de las personas que ocupaban la Sala Alberdi había sido anunciada esta madrugada en una conferencia de prensa convocada en ese lugar, ubicado en el sexto piso del edificio, por los ministros porteños, Guillermo Montenegro, de Seguridad y Hernán Lombardi, de Cultura.
Lombardi al respecto dijo que “La Cámara le dio la razón al Gobierno de la Ciudad el viernes y a partir de hoy se iniciaron las gestiones para desalojar la sala, identificar los ocupantes y restituir las autoridades de Cultura.”
Por su parte Montenegro, interrogado sobre la posible continuidad del conflicto, afirmó que “esto va a generar tranquilidad porque ya no hay motivo para protestar, es una situación que está judicializada. Ellos van a tener que entender que el reclamo lo tienen que hacer en la Justicia”.
“La salida de la Sala Alberdi fue una decisión de los chicos”, indicó el abogado y dirigente Luis Zamora que participó en el conflicto de la Sala Alberdi del Centro Cultural San Martín.
“Si bien la Cámara falló el viernes para que la desalojaran y los identificaran legalmente (a los 4 ocupantes), había posibilidades de extender el plazo”, agregó Zamora y señaló que: “Decidieron dejarla (la Sala) porque llevaban más de tres meses viviendo en condiciones infrahumanas”.
Una vez que salieron de Centro Cultural, los cuatro chicos marcharon junto a los manifestantes por la Avenida Corrientes para concentrarse en el Obelisco y festejar el reencuentro con los compañeros que durante numerosas jornadas le dieron su apoyo.
Las cuatro personas que finalizaron esta madrugada la ocupación de la sala Alberdi del Centro Cultural San Martín, en rechazo de la mudanza de actividades dispuesta por el Gobierno porteño, brindarán una conferencia de prensa junto a organismos de derechos humanos, a partir de las 18 en el hotel Bauen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.