Tercera ronda de Pueblos Originarios en Plaza de Mayo

El miércoles 26 de junio se llevó a cabo la tercera ronda  de pueblos  originarios alrededor de la pirámide de Plaza de Mayo. Organismos defensores de derechos humanos, agrupaciones sociales y ciudadanos acompañaron el reclamo de los pueblos originarios para que la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, les conceda audiencia.

Roberto Aramayo (diaguita salteño), Nilo Cayuqueo (mapuche de la ciudad de Los Toldos), Miguel Ángel Saulo (cacique tehuelche de Santa Cruz), Sisquito Flores (kolla de Jujuy), Rubén Curricoy (mapuche de Bariloche), José Cuenca Cruz (de la nación quechua-aymara), Benito Espíndola (diaguita calchaquí, provincia de Buenos Aires), entre otros, participaron de esta tercera ronda junto a los representantes del Servicio Paz y Justicia (Serpaj), Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) Nacional, APDH La Matanza y APDH Neuquén, la Agrupación Resistencia Qom, el Colectivo Memoria y Justicia por Mártires López y ciudadanos que apoyan la causa de los pueblos originarios.

Simultáneamente se realizaron manifestaciones de originarios en Río Negro, Santa Cruz, Caleta Olivia, Chaco, Bahía Blanca, Rauch, Bolívar, Olavarría, Rosario, Córdoba y en Formosa, con un corte de ruta.

Al finalizar la ronda se ofreció una conferencia de prensa con las intervenciones de dos aborígenes y un referente de los derechos humanos.

 “Queremos que nos escuchen porque tenemos propuestas, no venimos sólo a denunciar”, manifestó Nilo Cayuqueo luego de reconocer que aumenta el acompañamiento que tienen en las rondas porque “no se trata sólo de los pueblos originarios, sino de todos los habitantes de este suelo”. Señaló que el capitalismo es “un sistema depredador” que perjudica “a la gente, al medio ambiente y a la biodiversidad”.

“Nuestros hermanos sufren represión en las provincias y los gobernantes hacen oídos sordos”, dijo para agregar que “la cumbre de pueblos originarios en Formosa fue contundente, queremos que nos escuchen porque tenemos propuestas para los gobiernos nacional y provinciales, no venimos sólo a denunciar”.

Luego se refirió al “vergonzoso programa 678” que la noche anterior invitó al funcionario mapuche Roberto Ñancucheo, quien se reconoció como “parte de la reconstrucción del Estado”, invalidó el liderazgo del qarashe Félix Díaz y los reclamos de su comunidad. También descalificó la reciente visita del líder qom al papa Francisco y la intermediación del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, para que el encuentro se efectúe.

“Anoche -continuó Cayuqueo- dijeron que está todo bien y que Félix Díaz no representa a nadie, que su comunidad es pequeña, es una falta total de respeto al hermano y al compañero Pérez Esquivel que ha luchado más de 40 años por los pueblos originarios. Es una vergüenza y no podemos permitir más estas cosas”.

Por su parte, el abogado Benito Espíndola se refirió a la falta de cumplimiento de la Constitución Nacional y de las leyes que protegen los derechos de los pueblos originarios: “Creo que hoy estamos acá y lo denunciamos porque no se está cumpliendo”, dijo.

También manifestó que el día anterior vio el programa 678 que se emite por la televisión pública, donde se pronunciaron “palabras falaces, dijeron que Félix Díaz no es nuestro representante. En la Cumbre de Formosa, junto a Paz Argentina Quiroga, fue elegido vocero para hablar en nombre de nuestros pueblos”.

En respuesta al funcionario Ñancucheo, quien en 678 dijo que “no tenía sentido transferir los conflictos a la Presidenta [de la Nación]”, Espíndola dijo que “los pueblos indígenas están a la cabeza de los índices de mortandad, de la falta de derechos esenciales, como salud, agua potable y eso tiene que ver con políticas públicas que el Estado nacional tiene que reparar. Entonces es la Presidenta quien debe resolver los problemas”.

“Los pueblos originarios sufren muertes, persecución y robo de tierras”, denunció Pablo Pimentel, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) La Matanza, y añadió que se sentía “avergonzado” por el “alto grado de subestimación a los pueblos originarios, que están sufriendo muertes, persecución y robo de tierras”.

Con relación al programa 678, manifestó que también lo había mirado y sintió “indignación” por la información territorial dada por el titular del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), Daniel Fernández. Dijo que el funcionario “miente” porque “si fuese cierta su información, ¿por qué aún estamos con este conflicto? ¿Por qué Félix y su comunidad cortaron la ruta y se instalaron en la 9 de Julio para reclamar el territorio que les quitaron?”.

“Los organismos de derechos humanos vamos a seguir acompañando con esta actitud activa, pacífica y no violenta por el respeto a los derechos humanos de todos”, finalizó Pimentel.

El próximo miércoles 3 de julio es la última ronda programada en Plaza de Mayo, de 16 a 17, luego de la cual se llevará a cabo una conferencia de prensa donde se darán a conocer los pasos a seguir.

Mientras tanto en el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas INAI, de Bartolomé Mitre 2815, desde el lunes 17 de junio, un mujeres, ancianos y niños, pertenecientes a la Comunidad Mapuche Tuwun Kupalmeo Maliqueo, se encuentra ocupando en forma pacífica las oficinas de ese organismo público. Reclaman que el Estado Nacional les otorgue les otorgue reconocimiento a través de la personería jurídica que otorga el Registro Nacional de Comunidades Indígenas (RENACI), que la Provincia de Neuquén les niega, llegaron a las oficinas del INAI para que destrabe la personería jurídica que la comunidad necesita para poder desarrollar sus actividades de subsistencia y acceder a derechos mínimos como el agua, en un territorio invadido por petroleras. El trámite lo iniciaron hace siete años, en 2006.

Los integrantes de Tuwun Kupalmeo Maliqueo, denuncian que el INAI, se niega a cumplir con sus obligaciones administrativas en una clara señal de connivencia con el gobierno de la Provincia de Neuquén, que al igual que la Provincia de Formosa, ha impedido el cumplimiento de la ley de relevamiento territorial (ley 26.160).

“Esta connivencia entre el gobierno de la Provincia de Neuquén y el Estado Nacional, así como ocurre con Formosa como vemos en el caso de Félix Díaz, constituye una clara violación a los derechos humanos de los pueblos originarios, a favor de un feroz saqueo de los recursos naturales en los territorios de estos pueblos”, manifestaron representates de organismos defensores de  Derechos Humanos. También denunciaron  que  “ni al premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel (Serpaj), ni a Nora Cortiñas, ni a Mirta Baravale (Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora) como tampoco el obispo metodista Aldo Etchegoyen (Apdh-Argentina), se les permitió  acercarse a expresar su solidaridad con comunidad Tuwun Kupalmeo Maliqueo”.

Fuente: Agencia Walsh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.