Acto de Abuelas a 10 años de iniciado el caso Noble

“Si tienen un atisbo de dignidad que liberen a los chicos”

La titular de Abuelas de  Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, encabezó hoy un en las escalinatas de Tribunales, que contó con la presencia de diversas agrupaciones políticas, la Juventud Sindical, artistas, músicos, dirigentes políticos y una importante cantidad de público, estimada en diez mil personas.

Carlotto, calificó de “exageradas y lacerantes” las dilaciones de la justicia, al conmemorarse los diez años del inicio de la causa judicial que intenta esclarecer si los hijos adoptivos de la dueña del Grupo Clarín, Felipe y Marcela Noble Herrera, son apropiados.

La titular de Abuelas, poco antes de subir al escenario dijo en diálogo con Télam que si tuviese la posibilidad de encontrarse con Ernestina Herrera de Noble, pediría que “si tiene un atisbo de dignidad libere de una vez por todas a Marcela y Felipe, porque nunca amó a esos chicos y sólo fueron objetos para ella”.

A una década de iniciarse el proceso judicial para establecer si los hijos de Herrera de Noble son hijos biológicos de desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar, Carlotto también insistió en que la justicia “no caiga más en presiones y se cumpla con la extracción compulsiva de sangre y saliva” de los hermanos.

La conmemoración, también sirvió para “aguardar con expecativa” lo que Carlotto calificó como “una semana clave”, dado que el próximo 26 de mayo la Cámara de Casación deberá determinar si corresponde realizar la extracción de sangre a los hermanos Noble Herrera, medida ordenada oportunamente por la jueza federal Sandra Arroyo Salgado para cotejar su ADN con las muestras del banco de datos genéticos, prueba a la que los jóvenes y los abogados se resisten.

En ese sentido, la titular de Abuelas aseguró que la instancia para que se haga la extracción compulsiva “no es una bravuconada ni un acto de presión, dado que sólo reclamamos un derecho inalienable a ser libres no sólo a Marcela y Felipe, sino también a otros 400 nietos que aún desconocen su identidad”.

Carlotto insistió en “contar con este apoyo de la sociedad”, y celebró el acompañamiento que logró la convocatoria porque “hay dos personas que estamos buscando hace más de 33 años y que la justicia ha demorado más de 10 en resolver, convirtiendo esta situación en algo devastador porque se nos mueren los abuelos sin poder abrazarlos”.

Si bien el proceso judicial se inició el 30 de abril de 2001 en los Tribunales de San isidro, la investigación del caso fue iniciada por la agrupación Abuelas en 1984, con “la recopilación de datos sobre esta señora y los chicos”, rememoró Carlotto.

Durante su discurso, Carlotto les envió un mensaje a los hermanos Noble Herrera, a quien les dijo que “tienen que saber cuánto los queremos sin conocerlos, cuánto los esperamos y que estén seguros que queremos devolverles su historia y el recuerdo de sus verdaderos padres”.

Por su parte el abogado querellante en la causa, Pablo Llonto,  aseguró que “tanto Abuelas como quienes llevamos adelante la causa estamos confiados en que la Cámara de Casación no va a poner reparos y esta vez no le va a dar la razón al Grupo Clarín”.

Llonto aseguró que las dilaciones “se parecen al fútbol, donde la frase dice que hay equipos que asustan con la camiseta, y en este caso ocurre lo mismo porque clarín los asusta con la camiseta y ningún juez le pone freno”.

“Es increíble estar diez años esperando una simple medida de prueba, es una situación nunca vista. Cuando empezó esto Ernestina Herrera tenía 76 años, y hoy está cerca de cumplir 86 y queda claro que especularon con eso y que están jugando a que fallezca y logre la impunidad biológica”, dijo el abogado a Télam.

El acto, que contó con la presencia de músicos como Horacio Fontova e Ignacio Copani, cerró con la participación del grupo Choque Urbano, con una demostración previa de los integrantes de Teatro por la Identidad.

Por su parte el legislador porteño Juan Cabandié, que participó esta tarde del acto organizado en Tribunales por Abuelas de Plaza Mayo, aseguró hoy que vivió “un día especial en el que se rompió una impunidad de 33 años”, tras conocerse el fallo de la justicia federal que condenó a 18 años de prisión al ex policía Luis Antonio Falco, quien lo apropió en 1978.  El legislador, celebró que se haya juzgado y condenado “a una persona que cometió un delito como lo es el robo de mi persona”.

Por último, afirmó que tras el fallo “puedo empezar con una nueva etapa a partir que se encarceló a quien me tuvo secuestrado 25 años, y tomando el ejemplo de las Abuelas, sólo pienso en fortalecerme y pensar en que queda encontrar más nietos”.

(Télam)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.