Comuna 1: sin espacio físico, sin presupuesto y sin respuestas

por Mariane Pécora

Poco antes que asumieran los juntistas electos, la sede de la Comuna 1, ubicada en calle Uruguay 740, fue cerrada para su reacondicionamiento. El plazo de la obra era de 90 días. Teniendo en cuenta que los trabajos se iniciaron el 14 de noviembre del año pasado, el edificio debía estar funcionando a mediados de febrero. Pero las cosas no fueron así.

Hace un año, el 24 de febrero de 2011, el subsecretario de Atención Ciudadana, Eduardo Macchiavelli, llamaba a licitación, por el monto de 527.970 pesos, para la realización de la obra de reforma y acondicionamiento de la sede de la Comuna 1, “a los fines de dotar al inmueble de mayor seguridad y optimizar las condiciones edilicias y de trabajo”. Semejante erogación y de monto tan preciso se fundamentó en una escueta nota cursada por la ex directora del CGPC1, Mirta Seoane, donde se enumeraban deficiencias edilicias tales como: instalaciones eléctricas en mal estado, filtraciones de agua en planta baja  y  humedad en los muros.

El 11 de mayo de 2011, Machiavelli  adjudicó la obra a la firma Baio Hermanos S.R.L., y designó  como director al arquitecto Pablo Traiber. Sin embargo, la premura del funcionario se desvaneció una vez concretada la licitación y adjudicada la obra.

Recién el 14 de noviembre la empresa contratista inició los trabajos de refacción. Eso sí, por un monto levemente mayor al licitado: 546.628 pesos. ¿Qué pasó en el tiempo que medió entre la adjudicación de la obra y su inicio? Estructuralmente, las deficiencias del edificio se agudizaron, aparecieron fisuras en el subsuelo y en las plantas superiores, y hubo  desprendimientos de mampostería. Tres pericias técnicas advirtieron que estas “patologías” se iban agravando a medida que avanzaba una obra en construcción lindante con la sede comunal.  Políticamente, no cabe duda de que la solapada intención de vaciar de contenido y función a las flamantes comunas fue determinante; de otra manera no se explica por qué una obra, licitada con siete meses de antelación, recién se puso en marcha unos pocos días antes de que asumiera la Junta Comunal.

Al revés de lo que indica la lógica, el único espacio medianamente terminado en diciembre era la planta del segundo piso. Allí se construyó una especie de call center, que consiste en seis habitáculos que ofician de despachos para los seis juntistas. Toda esta estructura se montó, sin un previo cálculo de resistencia del edificio, sobre las deficiencias o “patologías” verificadas en los tres peritajes. Las fisuras se agravaron.

Luego de una serie de reclamos iniciada por los juntistas de la oposición, la presidenta de la Junta Comunal remitió una nota al Jefe de Gobierno de la Ciudad, informando sobre la situación del edificio. Esto molestó a Eduardo Macchiavelli, que el lunes 31 de enero se presentó la sede de la Comuna 1, acompañado por el ingeniero estructuralista Néstor Guitelman, quien aseguró que el edificio no corre riesgo de derrumbe. Ese mismo día, el subsecretario de Atención Ciudadana dio asueto a todo el personal, volvió a cerrar el edificio y se comprometió a finalizar las obras en dos semanas.

 A la falta de espacio físico, la amenaza de colapso estructural y la carencia de condiciones mínimas de funcionalidad, se sumó la falta de presupuesto. El subsecretario de Atención Ciudadana  todavía no ha imputado las partidas presupuestarias que corresponden a cada comuna.  A tal punto llega esta situación, que para afrontar la deuda de cochera de los tres vehículos de la Comuna 1, los juntistas tuvieron que hacer una “vaquita”, pagar, y luego  distribuir los utilitarios entre quienes disponen un lugar para guardarlos.

Se tuvo que llegar a esta situación, pese a que el 18 de enero pasado el ministro de Hacienda Néstor Osvaldo Grindetti ya había asignado a la Secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana, encargada de trasferir las partidas presupuestarias a las Comunas, la suma de 3.100.000 pesos para su funcionamiento durante el primer trimestre del año.

Sin embargo, la Junta Comunal tampoco dispone de fondos para hacer la difusión de la primera convocatoria al Consejo Consultivo Comunal,  que se celebrará el próximo 7 de marzo a las 17.30 hs. en la Manzana de las Luces en la calle Perú 272.

La pregunta de rigor es: ¿Quiénes asistirán entonces a esa reunión?
De nosotros, los vecinos, depende que los Consejos Consultivos Comunales se transformen en una herramienta genuina de la democracia participativa o en un lugar de compulsa estéril, que tan solo sirva para que midan fuerzas el oficialismo y la oposición.

——————————————————————————————–

Notas Relacionadas:

Comuna 1: Inscripción para  conformar el Consejo Consultivo Comunal

Comuna 1: Convocatoria a conformar el Consejo Consultivo Comunal

Sin espacio físico, ni información oficial, ni Consejos Consultivos

Comunas: polémico traspaso de competencias

El edificio del CGPC1 y las fisuras del sistema 

 

4 comentarios en “Comuna 1: sin espacio físico, sin presupuesto y sin respuestas”

  1. Muy buena nota Mariane, para demostrar la mala voluntad política del Gobierno del Pro hacia el normal funcionamiento de las Comunas y lo que representa para la Democracia Participativa.

  2. Buena la nota,pero suave, yo les daría “con todo”/Es inaceptable lo que sucede,especialmente sabiendo que SU trabajo se paga con el nuestro. Fui en enero a pedir ayuda por un reclamo al CGP 1:”en febrero esto ya está,pero puede ir alCGP 3: Junin 521”-(fui) “no, aquí no, para eso tiene que ir a “Ciudadanía Porteña”(?)en Salguero 979;(fui)- “noooo eso es en Sarandí 1273-que está “Mediación Comunitaria”.(Fui):”Noooo esto es para cuando Ud. se pelea con otro propietario- si Ud. reclama a una Administración, tiene que ir al CGP suyo, o buscar en Google”. Manso,busqué en Google-el CGP 1 seguía cerrado-;llamo por Telef.a Direcc.D.Consumidor, me dicen:”tiene que ir después del 15 de marzo a Patr.Argentinas en P.Centenario que se abrirá una sede para eso. ( yo pensé: Si…para “eso” les pagan??” era tan sólo ayuda para ver si está bien hecha la nota de reclamo a una Administración, ni pensar si les tenía que pedir que me la hagan…..

  3. esta situacion que padecemos en la comuna 1 es una cargada a los vecinos y para los comuneros tambien. Me canse de llamar por telefono y nadie contesta cuando voy por Uruguay 740 resulta que el personal esta de asueto porque no tienen edificio para trabajar y con la obra le cortaron los telefonos no seria logico que todos empiecen a trabajar antes que llegue el año electoral y manden a todos los empleados a la calle a hacer campaña pollitica .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.