Escandalosa concesión del Zoo porteño

La empresa que gerencia el Jardín Zoológico de Palermo ganó hoy la licitación para continuar con la explotación por cinco años más, con un canon mensual de 1.010.000 pesos, durante una subasta en la cual hubo incidentes con legisladores que denunciaron que se les dificultó el ingreso al Banco Ciudad para presenciar la operatoria.

Además, los dirigentes cuestionaron la nueva concesión a la empresa Zoo SA al señalar que representa “una entrega vergonzosa del macrismo de un lugar que es un patrimonio histórico”, así como también calificaron la subasta como “un verdadero bochorno en donde se privilegió quién paga más” sin tener en cuenta “el bienestar” de las especies de los más de 2.000 animales que allí habitan.

Puntualmente, el Gobierno porteño otorgó, a través de una subasta que tuvo tres oferentes, la concesión del zoológico de Buenos Aires a la empresa que explota el tradicional predio recreativo desde 1991, cuando le fue concedida la administración por el ex intendente Carlos Grosso y que caducó el año pasado.

Con los plazos vencidos, el Gobierno porteño optó por reducir la cantidad de explotación del espacio que ofrece para la empresa gerenciadora y así evitar que el pliego pase por la Legislatura para ser refrendado.

Esto ocurre ya que al contemplar una concesión por solo 5 años -y no 20 como pretendían las autoridades porteñas en un primer momento- no se requiere el tratamiento en la Legislatura, sino que puede efectuarla directamente el Poder Ejecutivo.

Al respecto, el diputado del Frente para la Victoria Juan Cabandié denunció “la escandalosa entrega que el Gobierno porteño está realizando sobre el patrimonio del zoológico que profundiza el deterioro del mismo otorgando una concesión de cinco años, cuando todos sabemos bien que en ese tiempo no se puede realizar un cambio estructural profundo”.

Por su parte, el diputado kirchnerista Francisco “Tito” Nenna afirmó que la subasta fue “una entrega vergonzosa que obedece a la permanente complacencia del macrismo con el sector privado”, y confirmó que desde la Legislatura insistirán en pedir “una auditoría de corte que contemple las especies faunísticas, el mantenimiento edilicio y un plan que sirva a fines pedagógicos”.

En tanto, los diputados María José Lubertino y Adrián Camps denunciaron que tuvieron que forcejear con el personal de seguridad que custodiaba el ingreso a la sede del Banco Ciudad de Esmeralda al 600 -donde se llevó a cabo la licitación- porque no los dejaban ingresar cuando ese acto “era público”.

Camps consideró “un verdadero bochorno que aquí donde se rematan los objetos empeñados que nadie viene a buscar se haya rematado una concesión por cinco años del zoológico de Buenos Aires sin tener en cuenta cuál es la mejor propuesta del zoológico para el futuro, ni la mejor propuesta científica sobre el bienestar animal”.

“Aquí se privilegió quién paga más, es una vergüenza; aquí se ha privilegiado el absurdo ya que ni siquiera representa un gran negocio para el gobierno de la Ciudad, porque el pliego dice que una vez que los empresarios completen la inversión no van a pagar más cánones y la van a ir descontando de las inversiones que hicieron”.

Con respecto a las agresiones que recibió al ingreso a la sede bancaria, el legislador relató que “cuando quise ingresar con mi credencial de diputado de la Ciudad de Buenos Aires no me permitieron el acceso, me patotearon, me empujaron, me agarraron del saco y tuve que entrar por la fuerza”.

Lubertino también debió ingresar a la sala forcejeando con el personal de seguridad junto con algunos miembros de organizaciones protectoras de animales que interrumpieron en reiteradas oportunidades la licitación con gritos y aplausos.

Fuente/fotografías: Télam

Comentarios

  1. Es curioso decir que a uno le gusta (caso facebook) cuando a uno realmente lo disgusta. La temática macrista es clara como el agua y siempre lo fué, lo que resulta inexplicable es que alguien pretenda que van a cambiar. Es su naturaleza enriquecerse a través de negociados, nótese que la empresa ganadora de la licitación, es una deudora, quiero decir que no tendría que haber sido capacitada para licitar ya que demostró ser mal pagadora.
    La preocupación empieza entonces ahora, ya que disponen de cinco años para vaciar el zoo, es decir, maltratar a los animales, darles poco de comer y poner quiosquitos hasta dentro de las jaulas. por supuesto esto devendrá en un “ajuste de personal”.

    Art. 57 de la Constitución de la CABA: Nadie puede ser designado en la función pública cuando se encuentra procesado por un delito doloso en perjuicio de la administración pública.”
    Macri está en el mismo lugar que los ahora ganadores de la licitación, es decir, nunca debieron poder ser postulantes ¿cogobierno?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.