José Hernández: Menos Museo, más confitería

El Observatorio de Patrimonio y Políticas urbanas de la Ciudad emitió un comunicado, denominado “Siempre enero, menos museo, más confitería, a través del cual denuncia que se están llevando a cabo reformas y modificaciones en el Museo de Arte Popular José Hernández, aparentemente con la intención de concesionar parte de ese espacio cultural para la instalación de un bar y confitería.

“El Museo está en obras desde hace unos 6 meses. En un principio hubo un plan de obra que aparentemente resultó inviable y no se pudo realizar, y la obra se modifica todos los días. Esto desde el vamos es raro, ya que la intervención de un edificio de un museo debe estar aprobada desde el vamos, y en todo caso cada modificación al proyecto original debe ser aprobada de la misma manera, pero no sucede esto en el improvisado universo amarillo”, dice el comunicado de prensa del Observatorio, que además sostiene que la idea, por supuesto, es poner una confitería, es raro ver ideas distintas a estas en esta gestión, pero a esto se agregaba una super obra de la cual se desconoce la función, pero que es muy cara, por supuesto. Por ejemplo, el jardín era un espacio verde y le pusieron baldosas y cemento, metodología habitual en parques y plazas, resistida por los vecinos. Alguien debe haber reparado en estos espacios verdes de los cuales creen que pueden disponer discrecionalmente, pero en realidad esto es una falacia, ya que forman parte de la superficie absorbente de la Ciudad, que esta sumamente disminuida por la acción cementadora de la gestión.

“Como consecuencia de esta improvisación el museo quedaría solo con una sala de exposición: de 6 quedarían 2, pero en realidad una de ellas tiene el piso por desmoronarse y no se piensa arreglar “en esta licitación” (sic) y el depósito, que debía ampliarse, seria un cuartito, continua relatando el informe, en tanto que destaca que hay una nota presentada ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad que “ hasta el presente no se obtuvo respuesta alguna”.

“Ahora están demoliendo la parte de atrás, un segundo cuerpo, inclusive un ventanal precioso: era una de las sala de exposición que se querían preservar, en su lugar harán otros con unas ventanas nuevas pequeñas y en planta baja la confitería”, continúa explicando el informe.

“Es evidente el desprecio de la gestión actual por cualquier faceta de la cultura, hay dos posibilidades, creemos: el negociado es muy atractivo, la segunda es que verdaderamente no entiendan nada del tema, lo que no los hace inocentes, y la tercera nos remite a la famosa “Cuando escucho hablar de cultura saco la pistola”, atribuida a Göring, lugarteniente de Hitler y responsable de buena parte de la destrucción del patrimonio cultural alemán durante el nazismo”, sostiene el comunicado del Observatorio que tiene presentada una denuncia por las obras que se están realizando en un lugar que forma parte del patrimonio histórico de la Ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.