Sala Alberdi: Movilización para evitar el desalojo

El  jueves 24 de enero, la Asamblea del Acampe Cultural del Centro Cultural General San Martín realizará a las 9.00 una movilización a la unidad fiscal sudeste de calle Mitre 1735,  con el objetivo de impedir el desalojo y la represión en la Sala Alberdi. La concentración se llevará a cabo a las 8.40 en la Plaza Seca de calle Sarmiento 1551.
La Sala Alberdi funciona desde hace 25 años en el 6to piso del Centro Cultural General San Martín (CCGSM), brinda talleres y espectáculos y promueve actividades culturales gratuitas a toda la comunidad. En el año 2005 el Gobierno de la Ciudad decide cerrar el espacio con la excusa de remodelar el edificio. Sin voluntad, desde el Ministerio de Cultura porteño, de garantizar otro espacio físico adecuado para el traslado de las actividades (que involucraba más de 700 alumnos y 45.000 espectadores al año) mientras durara la obra. Por esa razón,  la cooperativa que administraba la Sala decidió iniciar acciones legales.
En cinco años, el gobierno de la Ciudad no dio ninguna respuesta a las medidas cautelares presentadas. El plan de remodelación integral del CCGSM no contemplaba la permanencia de la Sala Alberdi en el Centro Cultural. Para prevenir su inminente cierre, el 17 de agosto de 2010, los integrantes de la Sala Alberdi resuelven tomar el espacio y comienzan a autogestionarlo mediante actividades culturales de carácter gratuito.
“El proyecto de reconversión del CCGSM, no es más que una privatización encubierta. Un negocio millonario que avasalla la identidad histórica de este espacio de formación, producción y divulgación artística”, aseguran un comunicado emitido por el colectivo  que gestiona la Sala Alberdi.
En 2005, el Banco Interamericano de Desarrollo, prestó al Ministerio de Cultura la friolera de  92 millones de pesos, con la finalidad de  llevar a cabo las obras de remodelación del CCGSM. “Al día de hoy ni siquiera han realizado la manutención de los ascensores. Lo único que han hecho hasta ahora fue vaciar las actividades del centro cultural y hacer concesiones a empresas privadas”, denuncia el comunicado y agregan “Desde el 2002 a la fecha, la cantidad total de cursos y talleres anuales se redujo en un 80%. La cantidad de espectáculos anuales un 75% (de 400 a 100). El año pasado se trasladaron la mitad de los talleres (60) a otras dependencias como los Centros Culturales Recoleta y 25 de Mayo. A esto vale agregar que, los aranceles de los espectáculos, cursos y talleres aumentaron sensiblemente”.
“El edificio no tiene agua potable, ni gas y los baños. Es un nido de cucarachas. La sala AB fue un depósito de chatarra hasta el año pasado. Y se llegó a  alquilar  las salas para eventos y fiestas de empresas privadas y/o particulares (Red Bull, Faber Castell, Telefónica y Colgate)”, asevera el comunicado.
“A partir del 2 de enero de este año, el gobierno realizó la maniobra más agresiva: cerró las puertas del Centro Cultural con nosotros adentro y resolvió judicialmente que debíamos abandonar el espacio, abriendo una causa penal por ocupación. Hace 20 días que resistimos a este hostigamiento con un Acampe Cultural que garantiza la seguridad y la salud de los compañeros que han quedado aislados y restringidos de sus derechos más básicos. El amedrentamiento por parte del gobierno se está llevando a cabo por personal de seguridad privada no identificada, policía e infantería metropolitana”, explican, tanto que denuncian que “el gobierno intenta desestabilizar nuestra lucha y criminalizar nuestros derechos a la huelga y la cultura popular: nos intima a presentar un alegato de defensa”, finaliza diciendo el escrito.

—————————

Notas Relacionadas:

Sala Alberdi: temen desalojo por la fuerza
Sala Alberdi: resistencia contínua
No a la mercantilización del arte
Sala Cercada
Traslado de la Sala Alberdi: un cerco a la Cultura Popular

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.