Balas de plomo en el desalojo de la Sala Alberdi

10 detenidos y 30 heridos de distinta gravedad, tres de ellos con balas de plomo, fue el resultado del  violento desalojo  que  anoche efectuó la  Policía Metropolitana,  sobre el acampe que docentes, alumnos y artistas llevaban a cabo, desde hace 70 días, en la plaza seca del Centro Cultural General San Martín. La medida se realizaba en solidaridad con los compañeros que ocupaban la Sala Alberdi.

Dos de los heridos con balas de plomo forman parte de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) que realizaban en el lugar la cobertura periodística. Fueron reprimidos por la fuerza policial de la Ciudad. Se trata del fotógrafo de la RNMA, Esteban Ruffa y Mario Fumaroni de la Biblioteca Popular Los Libros de la Esquina,  fueron trasladados al hospital Argerich, mientras que otro joven, de nombre Esteban, fue trasladado al hospital Durand.

La cifra de detenidos fue confirmada  por el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro.  En tanto, el titular del SAME, Alberto Crescenti, informó sobre el número de heridos. Montenegro admitió, también, que los incidentes del martes por la noche en el Centro Cultural San Martín dejaron dos heridos de bala de plomo, “pero no sabemos si fue en ese lugar porque habría que analizar si a alguien no le vendría bien que haya un muerto en medio de una protesta social”, insinuó.

bala-1

Con respecto al operativo, Montenegro detalló que “los incidentes fueron cuando la policía intentó evitar que ingresaran más personas en el edificio”. “Tiraban piedras y bombas molotov, y agredieron al personal. Le abrieron la cabeza a un policía con una masa de hierro”, dijo.

El incidente comenzó cerca de las 22, cuando las personas que realizaban la vigilia levantaron el acampe en la plaza seca del Centro Cultural San Martín, en Sarmiento al 1500 esquina Paraná, en pleno centro porteño. La situación fue aprovechada por el personal de la Policía Metropolitana para ocupar la plaza seca, lo que derivó en un intento de recuperación del lugar por parte de los manifestantes. Los policías arremetieron contra ellos para desalojarlos entrando por el portón de calle la Paraná y emboscándolos.

El desalojo generó corridas tanto en el Centro Cultural como en las inmediaciones, que incluyeron gases lacrimógenos, balas de goma y  balas de plomo disparadas por la policía Metropolitana. Los manifestantes incendiaron contenedores de basura.

Ariel, uno de jóvenes los que acampaba en la plaza seca, dijo que “la policía empezó a agredirnos y automáticamente nos dispersamos por las calles porque nos estaban atacando en serio. Fuimos disparados masivamente con balas de goma”.

La avenida Corrientes, fue cortada al tránsito entre Callao y Cerrito. Se asemejaba a un campo de batalla con humo, gases y los depósitos de basura ardiendo. Los manifestantes se dirigieron hacia la Plaza de la República, en 9 de Julio y Corrientes, para después marchar hasta la intersección con la calle Paraná. Donde cortaron el tránsito, realizaron una sentada y una asamblea. La guardia de infantería de la Policía Metropolitana permanecía a escasos 50 metros. En la asamblea, resolvieron reunirse nuevamente hoy en la Plaza de la República a las 16 y marchar hacia el Centro Cultural San Martín a las 18 horas.

Hoy, a las 21.30, se realizará una reunión con Hernán Lombardi, ministro de Cultura del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde se intentará destrabar el conflicto.

Los manifestantes resisten el desalojo de la Sala Alberdi, ubicada en sexto piso del Centro Cultural San Martín, y la intención del gobierno porteño de mudar sus actividades culturales al barrio porteño de Chacarita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.