Desalojan la Sala Alberdi

La Policía Metropolitana reprimió con balas de goma, gas pimienta y camiones hidrantes a más de un centenar de personas que permanecía en inmediaciones del Centro Cultural San Martín en solidaridad con los ocupantes de la Sala Alberdi de ese complejo, y luego desalojaron a los acampantes. El episodio habría arrojado varios heridos con balas de goma y tres con balas de plomo.

La Sala Alberdi, ubicada en el sexto piso del complejo, está desde hace dos años y medio bajo el control de un grupo de artistas, que tiene como objetivo “la autogestión y la creación de un espacio abierto a la comunidad”, con talleres y obras teatrales “gratuitas o a la gorra”, cuya recaudación les permite solventar las actividades.

El Gobierno porteño, en cambio, anunció su decisión de destinar ese espacio a otros fines y trasladar a los artistas a la zona de Chacarita, lo que motivó la protesta y la decisión de los artistas de ocupar la sala para evitar su reconversión para otros fines.

El operativo fue ordenado por la fiscal de Cámara Claudia Barcia, y buscaba desalojar a las cuatro personas que ocupan la sala, y a las 21 que estaban con carpas en la planta baja, en un sector conocido como plaza seca.

Efectivos de la Policía Metropolitana, retiraron a la fuerza tres personas de la plaza seca y pusieron vallas para aislarlos de las numerosos manifestantes que, en la calle, esperaban la resolución del conflicto.

En tanto, unos 30 efectivos ingresaron al Teatro para retirar a las cuatro personas del sexto piso, pero diversas negociaciones realizadas por dirigentes políticos evitaron el desalojo y los policías se retiraron del lugar.

Soledad, una de las tres docentes que habían sido retirados de la plaza seca dijo que el procedimiento “se efectuó cuando esperábamos una propuesta del secretario de Cultura del gobierno porteño, Hernán Lombardi, tras la reunión que mantuvimos el viernes con él, sobre el destino de la sala”.

Lo que sucedió aquí es absolutamente ilegal y responde a la intención del gobierno de Mauricio Macri de atentar contra la cultura popular. Quisiera ver ahora si a Lombardi le da la cara para volver a dialogar con nosotros”, dijo al docente.

Indicó además que “estábamos todos aquí, en la plaza Seca, apoyando a las cuatro personas que estaban en el sexto piso, resistiendo desde hace meses sin baños ni nada y cuando se había abierto un canal de diálogo, sin orden de nadie, viene la Policía a desalojarnos”.

Tras el retiro de la Policía Metropolitana del lugar -que según los testimonios retiró a empujones y golpes a tres personas hacia la calle- decenas de manifestantes saltaron las vallas y ocupaban esta noche la entrada del teatro que da sobre la calle Paraná.

El conflicto lleva ya varios meses y responde a la intención del gobierno porteño de mudar las actividades culturales que se realizan en la sala Alberdi y llevarlas al barrio porteño de Chacarita.

Comentarios

  1. Lo primero que debería decir el gobierno porteño es cuales son esos fines. Porque si es mejorar las condiciones de la sala, crear otro tipo de espacio cultural ej.:teatrio para titeres, pero si va a ser para uso personal como ya ocurrio en otras oportunidades…..mmmmm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.