Informe de la Junta Comunal Nº 1 / Verso cruel con fondo de tango

por Rafael Gómez

Ciudad de Buenos Aires, Comuna 1.

Recién en agosto, tras el reclamo de los comuneros y con el plazo harto vencido que fija la Ley de Comunas, la presidenta dela Junta Comunal Nº 1 Cristina Brunet convocó al plenario del Consejo Consultivo Comunal para rendir un informe semestral.

 La reunión ocurrió en un sótano mal iluminado del Centro Cultural Fortunato Lacámera, sito en la avenida San Juan 353. Alrededor de 200 personas concurrimos al sótano. Había una mesa larga, a modo de panel, para los 7 juntistas, y el público se ubicó en abanico usando sillas escolares. Desde la mesa, Cristina Brunet (del partido PRO) comenzó a informar lo actuado porla JuntaComunal en los seis primeros meses de 2012. Pero enseguida, escuchamos un tango. La música venía de la planta baja. Brunet se puso de pie y forzó la voz, no tenía equipo de audio. A veces era difícil entenderla. Alguien subió para apagar la música, pero no se podía. Había una clase de tango que ya estaba programada.

Y entre cortes y quebradas se fue rompiendo y perdiendo el informe. ¿Había algo importante que informar? ¿Que la Juntahabía asistido a la colocación de un monolito del Club de Leones en Puerto Madero? ¿Que organizó junto a una ONG una conferencia sobre desnutrición infantil donde asistió la diputada nacional Gabriela Michetti? ¿Que difundió a los vecinos del barrio San Nicolás la “intención” del Gobierno de la Ciudadde hacer un polo cultural junto al Teatro Colón? ¿Que se había reunido con la defensora del pueblo Alicia Pierini? ¿Que se había reunido con el jefe de gabinete Rodríguez Larreta? Cosas así. En el mes de febrero la única “acción” registrada de la Juntafue “una articulación con el director del Registro Civil Alejandro Lanús, para trámites” (sic).

Lo más concreto del informe, fueron las reformas efectuadas en el edificio de la sede comunal en la calle Uruguay 740, dañado por una obra lindera (se informa de esto en detalle en Periódico VAS Nº 42), y la instalación de despachos -boxes- para cada juntista. El informe continuó, anodino, cuestionado por los presentes, a veces roto por el tango.

Había una desconexión evidente y extrema entre la Junta y el Consejo Consultivo. Tenían objetivos distintos. A pesar de ser organismos concebidos para interactuar, trabajar en conjunto, y servir de herramientas a la democracia participativa y la descentralización, no hubo conexión. Tampoco la hubo, entre la Juntay los vecinos. La Junta inauguró un monolito en Puerto Madero, y los vecinos querían inaugurar un Centro de Salud en la calle Viamonte 1747 (véase Periódico VAS Nº 46). ¡Hay una diferencia!

¿Pero a qué se debe esta desconexión entre la Junta y el Consejo Consultivo?

Sucede que estos organismos han sido tomados solamente como espacios de poder por los partidos políticos PRO y FPV. No hay interés por las funciones que deben cumplir: la democracia participativa, la descentralización, ni las necesidades de los vecinos, sino por conquistar esos espacios y las cuotas de poder. Tras duras “aparateadas” durante las primeras reuniones, el partido FPV se impuso al partido PRO y se apoderó del Consejo Consultivo de la Comuna 1 (véase Periódico VAS Nº 43). Pero esta “lucha militante” dirigida por punteros peronistas, kirchneristas y macristas, produjo enormes bajas. Daños colaterales. Muchos vecinos independientes y varias organizaciones apartidarias abandonaron el Consejo. Hubo 500 personas en la primera reunión del Consejo Consultivo dela Comuna 1, apenas 71 en la cuarta reunión, y sólo 56 en la quinta.

Por otro lado, la JuntaComunales territorio PRO. Tiene 4 juntistas PRO, 2 del FPV y 1 del PS. Durante el informe, entre cortes y quebradas, la presidenta Brunet expresó varias veces que la Junta “iba a donde la llamaran”, es decir, que era independiente y que el Consejo no iba a imponerle actividades. Resultado. La función del Consejo, en su relación con el Gobierno de la Ciudad, se limitaría entonces a contar arbolitos para recomendar la poda e inspeccionar los baches y las veredas para hacer informes. Así, directamente y sin eufemismos, se lo dijo Eduardo Macchiavelli, el secretario de Gestión Comunal y Acción Ciudadana, a este cronista durante una entrevista (Ver Periódico VAS Nº 45 y http://periodicovas.com/la-deconstruccion-de-macchiavelli/ ), y así lo dio a entender en la reunión la juntista presidenta Brunet, subalterna de Macchiavelli.

 

La táctica del FPV de apoderarse del Consejo mediante el “aparateo”, el autoritarismo, y la soberbia militante, que espantaron a los vecinos, resultó funcional a los dichos de Macchiavelli y a la independencia dela Junta Comunal. El Consejo está vacío, es sólo una cáscara de comisiones y plenarios sostenida a duras penas por el esfuerzo militante y clientelar. En vez de colaborar para hacer un Consejo Consultivo numeroso, abierto, convocante, democrático y participativo, el FPV eligió hacer una especie de unidad básica, integrada por miembros de otras unidades básicas (Y para colmo, en un distrito donde el FPV es minoría).

Si hubo sólo 56 personas en la última reunión del Consejo Consultivo de la Comuna 1, se podrá preguntar el lector, ¿por qué en este plenario había alrededor de 200 personas? Sencillo: porque se esperaba otra batalla por “el espacio de poder” y se sumaron a la concurrencia habitual del Consejo militantes, punteros y clientes del PRO, y más militantes y clientes del FPV.

No hubo batalla, pero sí un incidente curioso. Una vecina dela Villa31, que había luchado por el PRO en la segunda reunión, ahora increpó duramente a la presidenta Brunet. Sus gritos se impusieron al tango, reclamaba que la presidenta no la había atendido, que no había gestionado un pedido relacionado con el suministro eléctrico ala Villa. Brunet desmentía, pero la intensidad de su voz no alcanzaba. Otro vecino dela Villa salió a defender a la presidenta. Ante el asombro de la concurrencia, el plenario estuvo a punto de disolverse. ¿Qué había pasado? Según fuentes de la Sede Comunal, el episodio contra la presidenta habría sido urdido por el juntista y puntero macrista Martín Bochekezanian (que estaba presente pero no intervino) para desgastar a Brunet y sucederla en el cargo.

Volvió el tango. La presidenta no contestó sobre la falta de presupuesto a las Comunas. Habló, sí, de una caja chica de 25.000 pesos mensuales. Apenas se le entendía. Dijo que con esa caja había comprado un equipo de audio. ¡Por qué no lo había traído! No dijo más, se cansó de hablar, la música le imponía un esfuerzo. Dio por terminada la reunión. ¿Por qué no había traído el equipo de audio? ¿Por qué convocó el plenario en un sótano mal iluminado bajo una clase de tango? Subimos la escalera. La tropa del FPV rumiaba una derrota. ¿Por qué no había controlado la reunión? ¿Por qué no se había impuesto? En el patio de planta baja bailaban una docena de parejas. Sensación de tiempo perdido. “Gime, bandoneón, tu tango gris, quizás a ti te hiera igual algún amor sentimental…”.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *