Isauro Arancibia, una escuela que suma

La Comunidad Educativa  de la escuela Isauro Arancibia se encuentra en una situación de incertidumbre ante el avasallamiento que el  Gobierno porteño ha hecho sobre su edificio, ubicado en Paseo Colón 1318, que al día de la fecha está derruido.

Isauro Arancibia es una escuela modelo que alberga y brinda educación a más de 300 niños, niñas, jóvenes y personas adultas que se encuentran en situación de calle o una situación de extrema vulnerabilidad. Su Comunidad Educativa sostiene un  firme compromiso para dar continuidad a este modelo de enseñanza abierto e inclusivo, que alberga sueños de crecimiento y transformación de la  realidad cotidiana y permite a quienes concurren a sus aulas proyectar un futuro.

Desde hace 6 años, la escuela Arancibia viene sorteando obstáculos. Entre ellos, los promovidos por la decisión de extender el llamado metrobús por la avenida Paseo Colón. El lugar estratégico donde esta situado hace de este edificio una presa apetecible  para la voracidad inmobiliaria. Hasta el año pasado, un amparo judicial impidió al Gobierno porteño apropiarse del inmueble. Hacía fines de 2017 la Comunidad Educativa del Arancibia llegó a un acuerdo con los ministerios de Educación  y  de Desarrollo Urbano y Transporte de la ciudad de Buenos Aires, donde sus funcionarios se comprometieron a no derrumbar el edificio a cambio de realizar modificaciones en inmueble para  la traza del metrobús, permitiendo que la  Escuela siguiera funcionando en ese espacio. Concretamente, Gobierno porteño les propuso, sacar 10 metros de frente a cambio de entregarles 200 metros de fondo para la ampliación de la Escuela. El compromiso era tener el edificio terminado en marzo de 2018, antes del comienzo de las clases.

A fin de llevar adelante este acuerdo, para que la empresa adjudicataria comenzará las obras, los y las estudiantes terminaron las clases un mes antes de lo previsto. En tanto que maestros y  maestras, además de evaluar y planificar el trabajo del año lectivo, se dedicaron con cuidado y amor a embalar los materiales, las herramientas de trabajo, la documentación y las pertenencias de las y los estudiantes.

Frustrado comienzo del ciclo lectivo 2018.

A la hora en que todas las escuelas se ponen en funcionamiento, en tanto que los maestros y maestras, como una actividad fundamental en la vida de cualquier institución educativa,  comienzan a planificar los proyectos pedagógicos, la escuela Isauro Arancibia, se encuentra prácticamente derruida: sin techo y sin un espacio digno donde funcionar.

Respecto al compromiso adquirido por parte del Gobierno porteño, la Comunidad Educativa de la escuela Isauro Arancibia denuncia la siguiente situación:

  • No se cumplieron los plazos de obra acordados y refieren que entregarán el edificio en el mes de julio del corriente año.
  • Sin ser parte de lo acordado desalojaron de manera silenciosa y descuidada el edificio de nuestra Escuela. Desvalorizaron el trabajo realizado “tirando” nuestros materiales y las pertenencias de los y las estudiantes en otro espacio y sin previo aviso.
  • Otorgaron un edificio provisorio que aún tampoco está en condiciones de funcionar como una escuela: no tiene gas, está sucio, todos los materiales de trabajo están tirados en una oficina, tiene paredes de durlock sin terminar de colocar, no hay sillas, mesas ni pizarrones.
  • Por último, destacamos que el trabajo previo a recibir a los y las estudiantes en el inicio escolar para cualquier institución educativa es fundamental. Las maestras y los maestros deben poner dedicación, tiempo y compromiso para pensar los proyectos de las aulas y el trabajo del año. Además, particularmente nuestra Institución que recibe a jóvenes y adultos en situación de calle, al inicio de todo año debe realizar un trabajo territorial imprescindible que consiste en recorrer las calles de la ciudad retomando el vínculo con las familias y convocando a los y las estudiantes.  Porque la preocupación y ocupación central de esta escuela es y será la educación de las pibas y pibes en situación de vulnerabilidad social.

Hoy por hoy, los y las docentes se ven en la obligación de instalar un gazebo en Paseo Colón y Cochabamba donde receptan las inscripciones de los alumnos,  el apoyo de vecinos y de las organizaciones sociales. El jueves 1 de marzo, día de inicio de las clases, a las 15  horas, sin edificio pero con mucha escuela, la Comunidad Educativa del Isauro Arancibia llevará a cabo un acto frente a las ruinas del edificio, demostrando una vez más que el Gobierno incumplió su palabra.


Notas Relacionadas:

Isauro Arancibia. Otra promesa incumplida

Isauro Arancibia: Cómo ganarle al Metrobús

El Metrobús Paseo Colón atropellará el trabajo de 180 estudiantes del Isauro Arancibia

Escuela Arancibia: av. Paseo Colón 1318. ¿Se demolerá una escuela modelo?

¿Acaso nos falta algo para ser escuela?

Docente  luchando también está enseñando

La Realidad Sin Chamuyo

La Patria Educativa

¿El metrobús arrasará una escuela modelo?

El hogar, un sueño colectivo de docentes y alumnos

San Telmo ¿Zona Liberada?

“La Memoria y la educación no se derrumban”

“Los espacios de los pibes no se tocan”

Ni un pibe más en la cárcel ni en la calle

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.